Problem Solving,Close up view on hand of business woman stopping falling blocks on table for concept about taking responsibility.

El afrontar un cambio en nuestra vida siempre implicará tanto perdidas como ganancias, recordemos nuestro primer día de escuela, personalmente lo recuerdo de la siguiente manera:

Mis padres me cuentan que yo en el primer día de escuela no lloré, mientras que los demás niños lloraban desconsoladamente yo solo llegué y me senté en una silla, ellos inclusive estaban sorprendidos de que no les preguntara nada ni mostrara alguna preocupación alrededor de esta situación, aunque llegando de la escuela lo que hice inmediatamente fue correr por mi peluche de “Topo Gigio” que adoraba y que había ganado en un juego de feria con mi abuelo. Al segundo día de escuela fue el verdadero drama, mis papás mencionan que lloré y reclamaba por que no tenía mi peluche y ellos me decían que no podía llevarlo.

Viendo esta situación vemos la clara perdida de este cambio, de ser un niño de 3 años que no tiene ninguna obligación y puede pasar todo el día viendo “Bananas en pijama” con su peluche de Topo Gigio, a verme obligado a ir a un lugar completamente nuevo y extraño que posiblemente percibí como amenazante y que lo peor de todo ¡No tenía mi peluche favorito!

Pero ¿y la ganancia?, como ya mencionábamos, todos los cambios implican una perdida y una ganancia, recuerdo que en los primeros días de clase conocí a la persona que hoy es mi mejor amiga y me ha apoyado durante 20 años en diferentes momentos y me ha acompañado en momentos felices y difíciles. El cambio significará “arriesgar” lo que se tiene para ver que otras cosas están más allá de nuestra comodidad, ese ya choteada “Zona de confort” nos brinda una seguridad, lo familiar siempre va a ser bien recibido ya que se conoce todo lo “bueno y malo” que tiene, se sabe que es lo que te va a dar y lo que no te va a dar por mas que intentes cambiarlo.

Ahora bien, cuando la ansiedad se presenta en nuestras vidas normalmente entra de manera inadvertida ya que no sabemos identificarla en etapas tempranas y lo usual es buscar ayuda cuando la ansiedad ya se ha vuelto un problema demasiado grande que afecta a la persona en varios ámbitos de su vida y sin embargo aunque parezca contradictorio la ansiedad suele ser “funcional” para la persona al punto de que el cambio puede ser percibido como una amenaza, tal y como sucede con el primer día de escuela.

front-view-of-boy-with-anxiety

La ansiedad como sabemos tiene una función, mantenernos con vida, y muchas veces es la dramática de las emociones ya que suele ver el futuro como algo que le va a hacer daño y que es su trabajo evitar cualquier mal a toda costa, el cuerpo (y nosotros) se llega a acostumbrar a vivir con ansiedad y dejar de tenerla implica perderla y perder la cierta seguridad que esta nos brinda en los momentos de incertidumbre. Pero la ansiedad descontrolada suele tener altos costos para la persona que la sufre y las personas que le rodean, ya sea por medio de síntomas fisiológicos como gastritis o colitis, o conductas evitativas como no ir a lugares que le provoquen ansiedad aunque necesite ir por cuestiones laborales, personales o de salud, un ejemplo perfecto de ello es una persona que tiene que acudir a una revisión con el médico ya que es un paciente con diabetes pero sus niveles de ansiedad suben cuando a su mente vienen pensamientos como: “El hospital es a donde van las personas que tienen covid, seguramente si voy me toparé con una persona con covid o tocaré algo que me de covid o respiraré el virus y me enfermaré”. Esta persona terminará por no ir a su cita médica y de esta manera terminará por aislarse de lugares a los que le es necesario acudir.

¿Entonces cómo podemos cambiar esta situación?

Cuando nos enfrentamos a cambios lo mejor que podemos hacer es conocer qué es lo que PODRÍAMOS perder y que es lo que PODRÍAMOS ganar si es que logramos disminuir nuestros niveles de ansiedad y logramos exponernos a estas nuevas conductas, para esto tenemos una propuesta.

Sí, sabemos que puedes tener sentimientos encontrados en este cambio, puedes estar alegre de saber que podrá mejorar tu estilo de vida en muchos y diferentes niveles, puedes estar dudoso de cambiar esto ya que solo conoces tu vida con ansiedad y no sabes si este cambio traerá buenos resultados. Lo que venimos a proponerte es que recurras a la eficaz y poderosa herramienta del papel y la tinta, nuestra mente realmente no tiene limites en cuanto a producción de ideas, de recuerdos, de emociones en todo su espectro, pero algo que normalmente nos cuesta es poner un orden en esta maquina infinita y el poner todo lo que sale de ella en escrito nos ayudará a tomar mejores decisiones y recordar por qué deseamos cambiar nuestra situación.

notepad-with-pencil-on-wood-board-background

El primer paso es dividir tu hoja en cuatro, en la esquina superior izquierda escribirás las ventajas de cambiar esta situación mientras que en la porción superior derecha escribirás las desventajas de cambiar la situación. Un ejemplo de ventaja es que si presentabas síntomas como gastritis, colitis o dolores corporales, estos disminuirán notablemente o inclusive desaparecerán. Mientras que un ejemplo de desventaja de este cambio es que si tu ansiedad te ha formado como una persona en extremo cuidadosa, puede ser que pierdas esta cualidad.

Ya habiendo hablado de que podría pasar si llegamos a la gran meta del cambio, hablemos de que pasaría si decidimos no cambiar, si decidimos que la energía invertida y las perdidas son demasiado grandes como para cambiar. En la porción inferior izquierda escribirás las ventajas de continuar con esta ansiedad mientras que en la porción restante, la porción inferior derecha escribirás las desventajas de cambiar esta situación. Por ejemplo, una de las ventajas de mantener esta situación tal cual y como está es que no tendrás que invertir nada de tiempo o energía en cambiar o cuestionar esta emoción, mientras que un ejemplo de desventaja pudiera ser que el vivir con ansiedad también implica cierto desgaste entonces a largo plazo esto puede ser agotador o que si estás presentando síntomas fisiológicos, estos podrían seguir o inclusive empeorar.

Finalmente, y citando a uno de mis personajes favoritos “La primer regla del éxito es una buena preparación”, si hiciste todos los pasos y fuiste totalmente sincero contigo, tienes una excelente información para dar el primer paso y para que cuando estés dudoso regreses a recordarte por qué te estás esforzando para el cambio.

Leonardo Escudero

¿Listo para saber más?

No dudes en seguirnos en nuestras redes sociales y agendar tu cita, ya que dando el primer paso, tienes el 50% del trabajo hecho. ¡Envíanos un WhatsApp para agendar tu cita!

¡Pulsa Aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *